El control de gestión es un análisis que cada vez aplican más empresas. En sus inicios, solo las grandes multinacionales realizaban un control sistemático de sus negocios y del desempeño que estaban teniendo. Esto ha cambiado mucho en los últimos años, ahora las PYMES operan en mercados más competitivos y han empezado a emplear este proceso para sacarle el máximo partido a sus recursos.

El control de gestión ya no es solo el análisis de la contabilidad de costos

El control de gestión surge como un análisis de la contabilidad de costos. Busca cumplir con los objetivos establecidos a través del uso eficiente de los recursos empresariales. Hoy en día, esto ha evolucionado hasta convertirse en algo mucho más complejo, que involucra a muchas más partes y que, gracias a la tecnología, es capaz de aportar mucho valor a la organización.

La figura del controller es cada vez más importante y tiene más influencia en las decisiones de la empresa. Para tomar las mejores decisiones, es fundamental conocer bien su negocio y apoyar sus decisiones en la información que aportan los datos recogidos en los diferentes sistemas de la compañía.

La tecnología, nuestro gran aliado

Para obtener la mayor cantidad de datos posibles y, lo que es más importante, procesarlos correctamente. Los ERP o las herramientas de Business Intelligence permiten recopilar gran cantidad de datos y tratarlos, de forma que las decisiones y los objetivos determinados por el control de gestión están sustentados, son medibles y se puede detectar donde hay ineficiencias.

Retorno de la inversión

Supongamos que una empresa de maquinaria agrícola, que vende en distintos países, está analizando sus resultados. Uno de los países está obteniendo una rentabilidad muy inferior a los demás, descubren que la partida de gastos de transportes en este país es muy superior a la del resto de zonas en las que operan. Con los datos tradicionales esto es todo lo que podrían saber y la solución evidente sería subir el precio en el país en el que están obteniendo una menor rentabilidad, aunque suponga perder competitividad. Pero gracias a una solución tecnológica para gestionar los viajes podrían recopilar mucha más información sobre cada gasto.

El control de gestión pone el foco en el verdadero problema

La información recopilada por la solución tecnológica nos permite no solo saber cuánto hemos gastado en transporte sino: saber la cantidad exacta en cada tipo de transporte, qué departamento ha sido el que más ha gastado o qué porcentaje del total se destina a cada cliente. En este caso, el controller descubre que el gasto del departamento técnico es muy alto y es lo que reduce la rentabilidad. Ahora pueden plantear distintas estrategias para solventar el problema.

Citando a Jack Welch El manager más exitoso del siglo XX según la revista Fortune:

La habilidad de una organización para aprender y convertir rápidamente lo aprendido en acción, es su máxima ventaja competitiva.

Gracias a una herramienta tecnológica somos capaces de calcular la rentabilidad real y detectar y corregir las causas de una baja rentabilidad. Esto nos vuelve más competitivos y nos permite enfocar nuestros recursos en tareas que aportan verdadero valor a la empresa.

Es un ejemplo de lo que Gastifacil puede aportar a una empresa. No solo a la hora de mejorar los procesos de gestión y de facilitar la labor tanto a las personas que viajan como al departamento de administración, sino también permitiendo detectar ineficiencias y aumentar la rentabilidad.

¿Quieres saber más? Contacta con nosotros.